Estandarte de Ur

ESTILO: Arte mesopotámico
CRONOLOGÍA: 2600-2400 a.C
TAMAÑO: 21,5 cm de alto x 49,5 cm de ancho

MATERIALES: Madera, lapislázuli, piedra caliza roja y conchas

TÉCNICA: Incrustación
LUGAR: Museo Británico

COMENTARIO ARTÍSTICO

Esta pieza arqueológica es considerada una de las fuente más fiables sobre la civilización desarrollada en los márgenes del Creciente Fértil a partir del III milenio a.C.
Sobre la función de este objeto todavía los investigadores no se ponen de acuerdo. Su descubridor, pensó que formaría parte de un estandarte para ceremonias y procesiones. Pero en la actualidad, se cree que pudo emplearse como una especie de instrumento musical algo así como caja de resonancia.
La pieza de forma trapezoidal está compuesta por varias placas y en cada una de ellas se representa una escena distinta. Sin embargo, podemos encontrar un personaje común en ambas caras que corresponde a la figura de un monarca sumerio. Éste destaca sobre el resto de las figuras sentado en su trono gracias a su representación  jerarquizada, es decir, tiene un tamaño mayor que el resto de figuras.

Hay dos escenas principales ambas divididas en tres franjas horizontales:
La “Escena de la paz” donde se presenta un desfile de súbditos  portando animales y productos agrícolas como ofrendas al monarca que aparece sentado en su trono en la parte superior. La perspectiva de la escena es plana y las figuras se superponen en filas, unas encima de otras, de derecha a izquierda y de abajo a arriba. El banquete está amenizado por músicos que tocan el arpa.

En el otro panel aparece una “Escena de la guerra“. En ella se representan filas de carros de combate y soldados de infantería con sus armas y escudos. Aparecen incluso algunos prisioneros pisoteados mientras que otros, atados serán presentados ante el rey como botín de guerra. El monarca sumerio porta una lanza y recibe los honores. Al igual que en la escena anterior, las figuras siguen un linea en zigzag desde abajo, superponiendose en filas para indicar la profundidad.

Panel de la Guerra

Gracias a esta pieza sabemos que la civilización mesopotámica fue una de las primeras en conocer las técnicas agrícolas y que no fue una sociedad pacífica puesto que los monarcas tuvieron que emplear la guerra para controlar su imperio.

Fuentes:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s