Los embajadores de Holbein

 
AUTOR: Hans Holbein el Joven
ESTILO: Renacimiento europeo
CRONOLOGÍA: 1533
TÉCNICA: óleo sobre lienzo
TEMA:
Nos encontramos ante uno de las pinturas más enigmáticas de la historia del arte conocida como “Los embajadores“,pintada por el alemán Hans Holbein el Joven pintada en 1533. Su complejo código visual y simbolismo la convierten en una obra maestra del Renacimiento europeo que no deja indiferente.
Hans Holbein, uno de los máximos exponentes de la pintura alemana del siglo XVI, se convirtió pronto en un gran retratista de claras influencias intalianizantes como vemos en la obra que presentamos.
Viajó por Europa conociendo el oficio y terminaría llegando a la corte inglesa por recomendación de Tomás Moro donde realizó algunas de sus mejores cuadros como el famoso retrato de Enrique VIII que puede verse actualmente en la National Portrait Gallery de Londres.
En este obra a simple vista podríamos decir que nos encontramos ante un retrato doble puesto que dos personajes miran directamente al espectador, algo muy novedoso para la época, colocados a ambos lados de una especie de mueble expositor.
Conocemos la identidad de los retratados.
Por una lado, a la izquierda se encuentra el embajador francés Jean de Dinteville mientras que a la derecha, su amigo Georges de Selve obispo de Lavaur que por aquel entonces era también embajador y estaba de visita en la corte inglesa. Pudiera parecer que la escena es la toma de posesión en el cargo del joven Dinteville que fue el que encargó la obra a Holbein para conmemorar el acontecimiento.
Se sabe que en aquellos días de 1533 todavía existía la esperanza en llegar a un acuerdo en las relaciones diplomáticas entre Francia, Inglaterra y el Vaticano, que poco después quedaron rotas con la excomunión de Enrique VIII y que provocaron la ruptura definitiva entre las iglesias anglicanas y romana.
SIMBOLISMO DE LA OBRA

Si observamos bien casi podemos intuir un profundo significado en los detalles que aparecen en el cuadro. Nada has sido colocado allí por casualidad.

Por ejemplo, en el centro se encuentran los estantes donde se apoyan nuestros protagonistas, y en ellos se exponen una serie de objetos diversos que incluyen un globo celeste y otro terráqueo, dos calendarios solares y algunos instrumentos astronómicos como el torquetum, además de un laud, un libro de himnos e incluso un libro de aritmética.
Todos estos elementos suponen una recopilación de las llamads Artes Liberales que desde la Edad Media se denominaron “Quadrivium”.
El estudio de estas artes incluye las ciencias matemáticas, la aritmética, la geometría, la astronomía y la música.
Es decir, ambos personajes están así relacionados con los conocimientos propios de los hombres libres del Renacimiento y reflejan su pertenencia a una minoría privilegiada y culta.
Pero es que además cada uno de estos objetos tienen una historia propia.
Así el laúd con una cuerda rota se ha interpretado como referencia a la división religiosa que sufría Europa en aquella época.
Los calendarios solares fijan la fecha (11 de abril) y la hora (10:30) y algunos investigadores la asocian a la fecha del Viernes Santo de ese año.
En cuanto a los libros impresos que Holbein pintó en la escena, destaca el libro de Himnos luterano sobre el que se apoya de Selve y que simbolizaría su postura ideológica basada en la doctrina luterana de justificación por la fe, no por las obras.
File:Ambassadors-lower-shelf.jpg

Incluso el suelo pintado bajo los pies de estos dos embajadores sigue un código intencionado. Así el mosaico imitando mármol de círculos concéntricos es una clara referencia al modelo de perspectiva renacentista y está basado en el pavimento real de la abadía de Westminster. Los personajes se colocan en el centro siguiendo la idea humanista y antropocéntrica tan de moda en la época del “hombre como centro del universo” propuesto por Leonardo da Vinci.

¿Por qué eligió Holbein el retrato de dos personajes?
Algunos estudios hablan de su intención de representar la dualidad humana.
Por una parte el “hombre de acción” en la figura de Dinteville que orgulloso sujeta su daga portando al cuello la medalla de la Orden de San Miguel que resaltan su origen francés. Por otra, el “hombre contemplativo”, en el retrato de Selve, que apoyando su brazo derecho sobre un libro de oraciones tiene una actitud más serena. 

¿Y qué representa ese objeto extraño que concentra todas las miradas bajo sus pies?

Esta extraña figura situado en la parte baja del cuadro ha intrigado durante mucho tiempo a los investigadores.

Podemos decir que toda la complejidad del lienzo se resume en esta desconcertante imagen que parece un cráneo deformado y desde luego, debe tener un significado.
A este tipo de composiciones se les denomina técnicamente como anamorfosis, es decir, una deformación intencionada de una imagen que sólo puede ser corregida mediante un efecto óptico como puede ser por ejemplo un espejo curvo.
Esta técnica innovadora obliga al espectador a situarse en una perspectiva concreta para poder ver la imagen correctamente, justo lo que quería el autor.
File:Holbein spoon trick.jpg

Si utilizamos este espejo curvo podremos descubrir una cráneo, símbolo inequívoco de la mortalidad y que podríamos suponer una metáfora de la propia muerte de los personajes. Es evidente su relación con la alegoría de la Vanitas, pensamiento muy frecuente en la Europa del siglo XVI.

Holbein parece decirnos:
“Nada escapa a la muerte que todo lo inhunda”  y esa sería la clave de la obra.
Y es cierto, ambos personajes a pesar de toda la grandeza y solemnidad con que se nos presentan siguen siendo mortales, al igual que el resto de la humanidad, y todo lo que han hecho en vida no tendrá ningún valor tras su muerte.
Al mirar esta obra, el espectador debe hacer un esfuerzo intelectual y no quedarse en la simple apariencia. Es lo que la crítica artística denomina  “el cuadro dentro del cuadro“.
Holbein nos propone ver lo invisible en lo visible, lo oculto entre los símbolos y nos incita a buscar la realidad en cada detalle.
OTROS EJEMPLOS DE ANAMORFOSIS
Esta técnica compleja fue descrita por Piero della Francesca en sus estudios de perspectiva y encontramos otros ejemplos a lo largo de la historia del arte y del cine.
Anamorfosis por Laurente, 1630
Retrato de Mae West. Salvador Dalí, 1937
Fuentes:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s