Perseo y Medusa de B. Cellini

File:Perseus Cellini Loggia dei Lanzi 2005 09 13.jpg

AUTOR: Benvenuto Cellini
CRONOLOGÍA: 1545-1554
ESTILO: Manierismo
LUGAR: Loggia de los Lanzi en Florencia
MATERIALES: Escultura en bronce
TÉCNICA: A la cera perdida

TEMA: Perseo levanta victorioso la cabeza de Medusa

COMENTARIO ARTÍSTICO

Esta obra considerada una de los mejores ejemplos de la escultura manierista italiana y fue encargada por Cósimo I de Médicis en conmemoración de su toma de posesión como Duce de la ciudad de Florencia.
Tras su inaguración en la Loggia de los Lanzi, en la Piaza de la Signoria donde sigue colocada en la actualidad, se convierte en una advertencia para los enemigos de la dinastía Médicis. Perseo, hijo de Zeus y Danae, siempre se ha considerado un modelo de fuerza, juventud y belleza que con su astucia pudo vencer a la temible Medusa y rescatar a la bella Andrómeda.
La escultura está realizada en bronce fundido a la cera perdida, una técnica que ya parecía olvidada en la Italia del siglo XVI y sobre la que Cellini tuvo que realizar varios ensayos y bocetos preparatorios que todavía se conservan.

Boceto en cera
Boceto en bronce

Se ha comprobado que el fundido de la figura principal no es perfecto y de ello sabemos por el propio artista que cuenta en su “Autobiografía” como esta escultura fue sobre todo un desafío técnico. Tuvo muchos problemas durante su fundición, realizada en un sólo bloque, e incluso  tuvo que fundir varias piezas de su vajilla para conseguir la consistencia adecuada.
La técnica implicaba un gran esfuerzo, primero se trabajaba la figura en cera con la máxima perfección y después se cubría con una capa de yeso o barro. Debía colocarse respiraderos para dejar salir la cera y un orificio en la parte superior por donde verter el bronce derretido. Después debía repasarse la pieza con un cincel para marcar los detalles.
El resultado final de este Perseo con Medusa supone un logro de la escultura en bronce, siendo la mayor pieza realizada desde la Antigüedad, consagrando a su autor en uno de los mejores escultores de la Historia del Arte.

En cuanto al tema, Cellini sitúa la figura de Perseo pisoteando el cuerpo sangrante y contorsionado de la Medusa, mientras sostiene su cabeza en la mano izquierda y la espada en su derecha. La coloca sobre una base rectangular formada por una especie de almohada, inspirada del grupo de Judith y Holofernes de Donatello.

Judith y Holofernes. Donatello

Bajo la figura de Perseo y Medusa sitúa un pedestal que en sí mismo ya es una obra de arte de la orfebrería, compuesto de pequeñas figuras de bronce en hornacinas y piezas de mármol con la representación de divinidades como Danae, Hermes, Júpiter y Andrómeda, todas ellas relacionadas con el mito de Perseo.

La figura de bulto redondo está en posición de un fuerte contrapposto, abriendo múltiples líneas en entorno a ella gracias a la posición de los brazos hacia delante y la cadera inclinada. Esto supuso una gran dificultad para el artista pero incluye así los ángulos de visión que consideraba imprescindibles para representar la realidad.
En el cuerpo consiguió un trabajo monumental de escultura clasicista en su anatomía y rostro, donde muestra la serenidad de la victoria conseguida sobre el Mal, representado en la cabeza de Medusa. Pero en los múltiples detalles que la rodean, podemos ver la gran técnica como orfébre que poseía Cellini, por ejemplo en el tratamiento de los cabellos a modo de “trepano”, en el casco alado y en las hornacinas del pedestal.
Existen algunas curiosidades en esta escultura que podemos apreciar, por ejemplo, en la nuca de la estatua se puede observar un autorretrato del propio autor, que serviría como firma imborrable en su obra y prueba de su virtuosismo. Para que no haya dudas, también firma la banda que cubre el troso de la figura.

Todos los elementos que identifican al personaje mitológico de Perseo están representados al detalle: el casco que otorga la invisibilidad regalo de Hades con el que puede ver y no ser visto; la espada indestructible llamada Harpe y las sandalias aladas regalo de Hermes, así como el escudo bruñido como un espejo regalo de Atenea con el que evitó la mirada petrificante de Medusa.

Hoy en día, la espada que porta en la mano Perseo es una copia en bronce de 1947, la original muy estropeada se encuentra en la Galleria de los Uffizi.
Esta obra escultórica rompe con la tradición clasicista de serenidad y armonía vista en años anteriores en Italia, dando paso al movimiento y la distorsión de las formas o “manierismo” que caracterizará el arte desde finales del siglo XVI y que tuvo gran influencia en toda Europa.
Fuentes: Juan Antonio Ramírez y VV.AA “Historia del Arte” Editorial SM/www.iconos.it/www.mitosyleyendascr.com
Anuncios