Baile del Moulin de la Galette

File:Pierre-Auguste Renoir, Le Moulin de la Galette.jpg
AUTOR: Pierre Auguste Renoir
CRONOLOGÍA: 1876
ESTILO: Impresionismo
TÉCNICA: Óleo sobre lienzo

TEMA:
Representa una escena al aire libre en un patio de la Galette en el barrio parisino de Montmartre, durante un domingo primaveral o veraniego.Este lugar era muy frecuentado por jóvenes artistas en busca de diversión e inspiración. Estamos por tanto ante un escenario real  donde incluso aparecen retratados algunos amigos personales del pintor (sentados a la derecha del cuadro). Podemos identificar a la pareja que está bailando a la izquierda, son Margot (su modelo preferida) y el pintor cubano Solares, así como a las jóvenes del centro que serían las hermanas Estelle y Jeanne, ambas modelos también del pintor.

El resto de la escena llena de movimiento, se consigue con personajes anónimos que bailan, ríen y conversan. La alegría de vivir y la inocencia de la escena queda completada con esa niña del ángulo inferior izquierdo.

COMENTARIO ARTÍSTICO

La escena tiene dos zonas. En un primer plano en el centro aparece un grupo de jóvenes relajadamente charlando, nuestra mirada se centra en el rostro de las dos jóvenes que sentadas se dan la vuelta hacia el espectador. En ella confluyen las dos diagonales que podemos ver en la escena, pero se mantiene el equlibrio de las formas por el resto de la composición donde vemos otros personaje en bailando en la pista, de pie o sentadas.No hay horizonte y todo aparece abigarrado y saturado de manchas de color.

Es una obra muy estudiada que seguramente no se pintó directamente al aire libre sino en el estudio del artista, pero intenta imitar la realidad sobre todo en el tratamiento de los efectos de luz que parece filtrarse a través de las hojas de los árboles que cubren el patio, llenando de toques blancos y azulados todos los elementos de la escena. No existe un foco lumínico.

Galette1
Sin embargo, si nos fijamos detenidamente vemos encendidas ya las lámparas de gas, esto da la sensación que estaría anocheciendo y serían los últimos rayos del día.

La pincelada de Renoir es suelta, sin dibujo previo y cargada de un vibrante colorido. Sin embargo, según los críticos el realismo que Renoir pretendía representar en ésta obra queda reducido por el formalismo y el estudio de la composición. El escenario y la luminosidad están idealizadas, y los personajes aparecen en un ambiente demasiado amable que no coincide con los conflictos sociales de su época.

Ver obras de Renoir

Fuentes: http://www.cv.uoc.edu